Extimidad migrante, una aproximación desde el psicoanálisis

Noches abiertas

Manuel Montalbán Peregrín

El mundo que nos ha tocado vivir está atravesado por complejos retos que exigen análisis críticos que trasciendan aproximaciones superficiales o teleológicas.

La consumación de un progreso inaudito (heredero, eso sí, de los avances de al menos tres siglos atrás, pero acelerado en las últimas décadas), con un insistente deseo por parte de la tecnociencia de tocar lo real, ha desatado una cadena de consecuencias todavía difícilmente imaginables. La globalización aproxima, pero también homogeniza expresiones políticas, económicas, sociales, culturales, etc., fortaleciendo modelos de pensamiento hegemónicos con escasa porosidad para planteamientos alternativos.

Es en este contexto, se precipitan las migraciones como un fenómeno global contemporáneo en la última década, tomando la expresión de crisis migratorias con graves derivaciones en esferas diversas, desde las relaciones internacionales a la mera dignidad e integridad física en juego de las personas migrantes. Las causas actuales de las grandes movilizaciones migratorias apuntan fundamentalmente a razones económicas, de seguridad y calidad de vida en la subsistencia cotidiana en los países de origen, los conflictos bélicos, en muchas ocasiones endémicos, que castigan regiones como oriente medio y el África subsahariana, persecuciones por raza, religión, opción sexual, etc.

Últimamente, Europa y México y su frontera con EEUU son los territorios protagonistas del drama migratorio, y de la escasez, también, de respuestas constructivas, y verosímiles, al respecto.

Se trata, como decimos, de un hecho complejo con múltiples niveles de análisis, que, en una lectura experiencial, testimonial, conlleva siempre un largo periplo de inseguridad, temor, angustia, situaciones traumáticas, y en demasiadas ocasiones muerte, y olvido.

El psicoanálisis no tiene respuesta para todos los retos sociales, por supuesto, pero Freud y Lacan nos han ofrecido recursos suficientes para que nuestra voz pueda unirse y hacerse un espacio en el debate contemporáneo. El psicoanálisis puede contribuir, y en ese empeño estamos, a través de distintas iniciativas, foros, movida Zadig, etc., a

superar ciertos callejones sin salida. El psicoanalista-ciudadano tiene herramientas para deconstruir la foto-fija del opinador profesional.

Entendemos que el psicoanalista lacaniano es un interlocutor especial porque no fundamenta su aporte en el universo de las opiniones, sino más bien en el aggiornamiento de interrogantes esenciales, teniendo siempre presentes el legado freudiano y la enseñanza de Jacques Lacan. Una apertura advertida al malestar contemporáneo de la cultura, sin caer en la deshistorización y la desimbolización reinantes.

*Manuel Montalbán Peregrín, miembro ELP y AMP, profesor de antropología social de la Universidad de Málaga, docencia en relaciones interculturales Iberoamérica-Asia, responsable del Observatorio Psi de la ELP-CF.

Fecha: 16/10/2019
Horario: 19:30 Hrs
Modalidad: Presencial
Lugar: Sede NEL-CDMX