El hombre de las ratas

Gabriel Roel

Que la muerte pertenezca a la cualidad de un tiempo fecundo en la constitución de un sujeto es lo que testimonia Sigmund Freud con su caso de 1909, materia de nuestra mesa de trabajo. «Vale decir: una pulsión erótica y una sublimación contra ella; un deseo (todavía no obsesivo) y un temor (ya obsesivo) que lo contraría; un afecto penoso y un esfuerzo hacia acciones de defensa: el inventario de la neurosis está completo. Y aún hay presente otra cosa: una suerte de delirio o formación delirante»*. Freud localiza un fracaso defensivo desencadenado que la inhibición estabiliza pero cuya profunda insuficiencia, Lacan destaca y resitúa como elemento dinámico de la cura misma. Nos encontramos en las coordenadas de la «primera» enseñanza cuya pertinencia de estructura, verdad y deseo configuran la significación con los registros del sujeto en la noción de función. Más acá del anecdotario con que se los suele dar por sentado confundiendo sus enunciados que lo relegan a sentido común psicoterapéutico. Aquello que Germán García subrayara como un síntoma en el museo creado por la inhibición de los analistas y donde abordaremos su imbricación de lectura e interpretación como carreteras principales. Puesta en valor que implica a la experiencia analítica con su aparato retórico y la relación con la causa condición del discurso analítico.

* Freud, Sigmund A propósito de un caso de neurosis obsesiva (el «hombre de las ratas») 1909. Amorrortu editores. Bs.As. V. X, 1980

Inicio: 12/02/2015
Finalización: 11/06/2015
Horario:19:30 Hrs
Modalidad: Presencial
Lugar: Sede NEL Ciudad de México